ANA-S1-0041-2016

Fecha de resolución: 31-05-2016
Ver resolución Imprimir ficha

Ficha 1 Jurisprudencia agroambiental precedencial -> Aplicadora

Interpone Recurso de Casación, contra la Sentencia  N° 07/2016 de 08 de abril de 2016, dictada por la Jueza Agroambiental de Tarija, mediante la cual se declara Probada la demanda de nulidad de documento privado de anticipo de legitima, con base en los siguientes argumentos:

1) Indica que se debe averiguar cuál ha sido la intención común de las partes y no limitarse al sentido literal de las palabras; que el contrato tiene fuerza de ley entre las partes contratantes y que no puede ser disuelto si no por consentimiento mutuo o por causas autorizadas por ley; que el contrato debe ser ejecutado de buena fe y obliga no sólo a lo expresado, sino también a todos los efectos que devienen a su naturaleza; en el caso presente, expresan, que el contrato privado de 9 de agosto de 2007, suscrito por su abuela fue de plena voluntad al otorgar una pequeña fracción de terreno a cada hijo y nieto, aclarando que desde el año 2007 se encuentran en posesión de dicha fracción, que estaba dividida, por lo que el INRA ha procedido con el saneamiento a su favor.

2) Señalan que el objeto de este contrato seria la reparación de una cosa cualquiera, que su abuelita quizo hacer esa donación ante los cuidados y protección que le dieron; que la prueba documental habría demostrado todos los puntos propuestos; que en caso de ser insuficientes, la juzgadora tenía la potestad de solicitar otros medios probatorios para llegar a la averiguación de los hechos de conformidad al art. 378 del Cód. Pdto. Civ., que como facultad potestativa podía ordenar de oficio la prueba aunque este vencido el termino probatorio, que por ello no se viola el mismo, que confiere al juez para el llamamiento de peritos antes de la sentencia.

3) Refieren que debió valorarse la prueba de cargo por cuanto los herederos forzosos en virtud al Testimonio N° 0604/2009, procedieron a la división y partición voluntaria de sus bienes, e indica: "dejando un lado y respetando lo otorgado por nuestra abuela a nuestro favor, en todo caso debió llamarse a dichos herederos forzosos para efectos de su pronunciamiento (...)" y cita a tratadistas como "Carneluttti", "Bonnier", el primero que habla de percepción, representación y de proceso críticos y el segundo sobre la prueba que no sería "onus probando".

4) Argumentan que no se dio una interpretación correcta de la norma, (art. 91 del CPC.), y que al interpretar la ley procesal el juez debe tener en cuenta que el objeto de los procesos es la efectividad de los derechos reconocidos por la ley sustantiva como primacía, en el presente caso sería el derecho de posesión respaldado por el Informe de Cierre N° 67/2015 cursante a fs. 62 de obrados, habiendo el INRA procedido al saneamiento por posesión y pronta titulación a su favor; a continuación habla de normas especiales de interpretación en los sistemas procesales citando a "Carnelutti", (art. 193 CPC.), para referir falta de ley expresa, continuando con observaciones a la sentencia que implícitamente no se acomodaría a la realidad de los hechos tal como ocurrieron, debido a que se incurre en error, no se hizo un examen suficiente de la doctrina y de las normas "lato sensu" o jurisprudenciales que debería sustentar y motivar su fallo en forma debida y adecuada; y piden que luego de los tramites de segunda instancia se dicte "Auto de Vista", revocando la sentencia y todo cuanto fue materia del presente recurso.

"Con relación a una incorrecta interpretación de los arts. 91 y 193 del adjetivo civil; de una revisión exhaustiva de la Sentencia N° 7/20165 de 08 de abril de 2016, se evidencia que la Jueza Agroambiental de Tarija, ha dado cumplimiento al art. 145 de la L. N° 439, que señala: "II.- Las pruebas se apreciaran en conjunto tomando en cuenta la indivisibilidad de cada una de las producidas y de acuerdo con las reglas de la sana critica o prudente criterio, salvo que la Ley disponga expresamente una regla de apreciación distinta" (las cursivas nos pertenecen). Sin olvidar que, la Jueza tendrá la obligación de valorar en la sentencia las pruebas esenciales y decisivas: extremo que se evidencia en el punto III de la Sentencia de Valoración Probatoria (fs. 330), en tal circunstancia no es evidente lo acusado por las recurrentes".

"(...) de los antecedentes y actuados procesales cursantes en el proceso, se observa que los mismos se desarrollaron acorde a la normativa procesal agraria aplicando supletoriamente, disposiciones adjetivas civiles conforme lo establece el art. 78 de la L. N° 1715, sin que se advierta en la tramitación del proceso mala interpretación o falta de valoración de las pruebas, acusadas por las recurrentes o error en la valoración de las mismas, las cuales fueron apreciadas conforme a la sana crítica; no habiéndose acreditado y demostrado el error con documento o actos auténticos, dentro del marco del entendimiento del art. 274-3 de la L. N° 349, aspecto fundamental y esencial que no se probó en el presente caso de autos".

Se declara INFUNDADO el Recurso de Casación, contra la Sentencia  N° 07/2016 de 08 de abril de 2016, dictada por la Jueza Agroambiental de Tarija, mediante la cual se declara Probada la demanda de nulidad de documento privado de anticipo de legitima, con base en los siguientes argumentos:

1) Con relación a una incorrecta interpretación de los arts. 91 y 193 del adjetivo civil, no es evidente lo acusado por las recurrentes.

2) Se observa que los actuados se desarrollaron acorde a la normativa procesal agraria aplicando supletoriamente, disposiciones adjetivas civiles conforme lo establece el art. 78 de la L. N° 1715, no habiéndose acreditado y demostrado el error con documento o actos auténticos, dentro del marco del entendimiento del art. 274-3 de la L. N° 349, aspecto fundamental y esencial que no se probó en el presente caso de autos.

El Recurso de Casación es un medio de impugnación extraordinario, porque su interposición solo cabe contra determinadas resoluciones y por motivos preestablecidos en la Ley; no constituye una tercera instancia, si no que se la considera como una demanda nueva de puro derecho, supeditada para su consideración y procedencia, al cumplimiento de requisitos de fondo y forma.